6 consejos para mejorar tu rutina de belleza durante la cuarentena

Donde se cierra una puerta se abre una oportunidad. Que quedarnos en casa nos sirva para aprovechar el tiempo que durante el año no tenemos y nos animemos a experimentar un poco más con nuestras rutinas de belleza.  Estas son nuestras sugerencias para sacarnos el máximo partido durante la cuarentena:  

1)  Animate a probar (con cuidado) nuevos productos 

La tentación inmediata es llenarnos de productos “revolucionarios” y pasarnos todo el día añadiéndole infinitos pasos. Michaella Bolder, especialista en cuidado de la piel y facialista experta, advierte sin embargo que seamos cautas con los productos nuevos y más aún con los activos más potentes. “Que pasemos más tiempo en casa no implica necesariamente que nos exfoliemos sin parar”. Además, sugiere sumar también algún ácido exfoliantee que “nos haga sentir la piel más suave y radiante al instante, en especial algún ingrediente que lleve AHA o BHA. De dos a tres veces por semana es suficiente”.   

2)  Aprovechá para conocer mejor los ingredientes que utilizás.

Conocer lo que llevan nuestros cosméticos de cabecera nos ayudará a saber si están cubriendo verdaderamente nuestras necesidades. A veces elegimos los productos por sus envases encantadores y sus fragancias embriagadoras, ahora que podemos enterarnos qué estamos poniendo exactamente en nuestra piel. Olivia Crighton, creadora en Londres del salón Glasshouse, de filosofía orgánica y sostenible, nos recomienda empezar por echar un ojo a nuestro shampoo y mirar si lleva sulfatos. Para comprobar que sea sin sulfatos hay que buscar que no lleven ingredientes del tipo del  ‘lauril éter sulfato sódico’, que es de los más agresivos y que más resecan. “Lo habitual en shampoos más naturales, aunque al principio pueda parecernos que el pelo no queda tan limpio como antes, es que es que alivia el cuero cabelludo irritado. Tené paciencia, el principal beneficio de usar productos más naturales es que son más suaves y no causan roturas en la fibra capilarr, evitando los daños a largo plazo”, asegura.

3)  Volvete a enamorar de tus uñas (tal y como son).

Cuando pensamos en relajar un poco nuestra rutina de belleza, una de las primeras cosas que se nos viene a la mente es darle un respiro a las uñas. Ama Quashie, copropietaria del salón Ama, afirma que no es cierto esa creencia tan extendida de que las uñas ‘necesitan respirar’. “Muy al contrario de lo que se suele pensar, las uñas no necesitan respirar; pero aun así, no está mal probar no esmaltarlas para recordarnos lo bonitas que son nuestras al natural”. Su truco infalible, el aceite de jojoba: “sirve para todo y más para hidratar, así que aplícatelo en las uñas con un pequeño masaje siempre que puedas. Las uñas, cuanto más hidratadas, más fuertes”. 

4)  No olvides tus cejas.

Muchas confiamos regularmente nuestras cejas y pestañas (extensiones incluidas) a las expertas manos de los profesionales. La realidad es que el Covid-19 nos ha cerrado por un tiempo los salones, así que nos toca encargarnos por nuestra cuenta. Pero esto no significa que te lances a depilarte las cejas, pinzas en mano, como si no hubiera un mañana. “Aprovechá el asilamiento para darle un descanso a tus cejas y tus pestañas de tantos productos y tratamientos”, aconseja Chanice Sienna, fundadora de Bam Brows. Si quieren optar por una sesión de spa facial en sus casas, pueden empezar por “masajear la zona de las cejas al empezar y acabar el día para liberar la tensión muscular, y más en momentos de tanto estrés”, añade. Además, ya que seguramente pases bastantes días sin maquillarte, puede ser el momento ideal para impulsar su crecimiento aplicándoles regularmente un poco de aceite de ricino.

5)  Depilación: cómo, cuándo y por qué.

Lo que decidas hacer con tu vello corporal no le importa a nadie más que a vos. Dicho esto, podés aprovechar para replantearte tu depilación y descubrir otros métodos más eficaces y duraderos. Por ejemplo, las depiladoras eléctricas. Si la usás por primera vez, es mejor que el vello te haya crecido un poco para hacerte mejorar su funcionamiento.

6)  Y recordá: ahora y siempre, la constancia es tu mayor aliada. 

Fijarnos rutinas no solo es bueno para el bienestar mental, sino que en materia de belleza la constancia es clave para maximizar su eficacia. Eilidh Smith, fundadora del salón Skinwork, lo subscribe: “es vital para nuestra salud que seamos constantes en casa con nuestra rutina diaria de cuidados. Tenemos que seguir bebiendo abundante agua, comer bien y tomar probióticos si podemos, dormir mucho e incorporar nuevos pasos en nuestra rutina de belleza, como masajes faciales, por ejemplo, o ponernos alguna mascarilla hidratante cuando tengamos un rato”.

Deja un comentario